Códigos de Diseño Sismorresistente y Responsabilidades de los Profesionales en cuanto su Aplicación



Escrito por: Ing. Alejandro Navas

Los códigos de diseño sismorresistente son normas que reúnen una serie de lineamientos, conceptos de estructuración y prácticas de diseño que sirven de herramienta a los profesionales en ingeniería civil (ingeniería estructural) para diseñar edificaciones, puentes y otras obras civiles más seguras ante eventos sísmicos, cuya naturaleza es aleatoria y cíclica.

Los principales objetivos al diseñar las obras civiles mediante la guía de estos códigos son: la protección de la vida humana, reducir daños y pérdidas económicas y minimizar el impacto social que se sufre por estos eventos. Ante terremotos lo que se procura es evitar el colapso de las estructuras, ante sismos menos severos (moderados) que las estructuras operen de forma normal, sin daño estructural, pudiéndose admitir algún daño no estructural y ante sismos leves que las estructuras no tengan daño de ningún tipo.

En nuestro país se cuenta con el Código Sísmico de Costar Rica (CSCR) desde el año 1974, documento que se ha actualizado de forma continua (CSCR-1986, CSCR-2002 y CSCR-2010) mediante el trabajo de una comisión conformada por profesionales con formación en ingeniería estructural y sismorresistente que trabaja “ad honorem” de forma permanente desde su inicio. 
 
 
Actualmente, los códigos de diseño sismorresistente vigentes son el CSCR 2010-14 (última actualización en el año 2014 y para puentes, los lineamientos de Diseño Sismorresistente para Puentes en el año 2013), códigos de vanguardia y además de uso obligatorio en el país. Los profesionales encargados de los diseños, construcción y supervisión de obras están obligados a su aplicación, lo cual es una garantía para la sociedad.

También, es importante recalcar que la responsabilidad de los profesionales no solo está en acatar estas normativas de diseño, sino también en estar actualizados en materia técnica, y en la definición de los sistemas resistentes a cargas laterales (buscando simetría y regularidad en planta y altura) de cada obra de forma adecuada, y así se aseguran y evitan tipologías estructurales en edificaciones que de antemano se sabe que no se van a comportar bien ante eventos sísmicos.  Así mismo, deben dar seguimiento a todo el proceso constructivo de las obras mediante inspección periódica y rigurosa, también involucrando el tema de aseguramiento de la calidad de los materiales mediante ensayos de laboratorio.

El compromiso que deben asumir los profesionales para la concepción, diseño, construcción y supervisión de la ejecución de obras en el país, también es un compromiso que debe asumir su propietario, ya que, el producto final conlleva la interacción de todas estas partes y es necesario, para que en el desarrollo las obras civiles de un país se brinde la mayor seguridad posible a la sociedad ante eventos de esta índole, como lo son los terremotos.

Costa Rica es un país que ha sufrido eventos sísmicos de gran magnitud a través de su historia, y en épocas recientes, la mayoría de las obras civiles se han comportado adecuadamente, minimizándose perdidas económicas y protegiéndose la vida humana. Este hecho es una muestra más del impacto que tiene la actualización permanente de las normas de diseño sismorresistente y de la importancia de una práctica profesional ética y responsable.

Entradas populares