Sistemas de Gestión de Calidad en los laboratorios de ensayo y confidencialidad de los resultados obtenidos




 Ing. Humberto Tioli

En la actualidad  hay una tendencia por parte de las organizaciones que trabajan en diferentes campos; tanto privadas como estatales, para implementar sistemas de gestión de calidad acorde con las actividades que desarrollan. Para ello se utilizan normas y entre las más difundidas son las que pertenecen a la familia ISO.
En el caso particular de los laboratorios de ensayo y calibración, se utiliza la norma ISO/IEC 17025 denominada: "Requisitos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y de calibración". Tal y como el título lo indica, su enfoque es la demostración de competencia para generar resultados de ensayos y calibraciones técnicamente válidos, es decir, confiables. Lo anterior implica que un laboratorio que opera bajo esta norma, ha implementado un sistema de Gestión de Calidad con procedimientos y controles para las actividades técnicas y administrativas del sistema orientadas a garantizar la confiabilidad de los resultados de las pruebas. 
Hay un detalle interesante en dicha norma, sobre el cual vale la pena comentar que se encuentra en el apartado de servicio al cliente y está enfocado hacia la confidencialidad de la información generada de los resultados de los servicios de laboratorio que se brindan. 
Aunque pareciera un detalle menor, en realidad es un factor de suma importancia, ya que los laboratorios pueden tener una gran variedad de clientes que envían sus muestras a analizar y así obtienen resultados con diferentes propósitos. Uno de ellos podría ser investigación, por ejemplo, de materiales novedosos, sistemas constructivos, alimentos, entre otros. La información producto de dichas investigaciones podría significar una ventaja competitiva para la empresa que solicitó las pruebas. De ahí la importancia de que el laboratorio que realiza los análisis resguarde la confidencialidad de los resultados que obtiene para su cliente. Partiendo del hecho que los resultados de los análisis le pertenecen únicamente al cliente, y el laboratorio no debe compartirlos o utilizarlos sin autorización, debe implementar mecanismos con el fin de asegurar, que la información obtenida para un cliente no trascenderá hacia terceros. 

Es frecuente en el caso de los laboratorios estatales que venden servicios, que algunos asuman que  todos los resultados de las pruebas que se emiten se convierten automáticamente en información pública, lo cual no siempre es correcto.  En el caso de análisis que se venden a particulares, existe la obligación de resguardar esta confidencialidad, a no ser que el cliente autorice formalmente al laboratorio para entregar esa información a un tercero.

En el caso de ensayos realizados por un laboratorio estatal para una institución pública, el dueño de los resultados es esta última. En caso que exista interés de un tercero para obtener información acerca de resultados de pruebas realizadas para una institución pública, debe solicitarlo directamente a  la institución que los contrató. El laboratorio que realiza las pruebas está en todo momento en la obligación de resguardar la información de sus clientes.

Entradas populares