¿Cuánto conoce usted realmente de las casas "prefa"?


Escrito por: Ing. Francisco Villalobos
 En Costa Rica, el término "casas prefa" está en el inconsciente colectivo como un sinónimo para referirse a las casas construidas con un sistema prefabricado que consiste en columnas y baldosas horizontales de concreto reforzado. No obstante, existen en el país múltiples sistemas prefabricados para la construcción de vivienda unifamiliar, el sistema de columnas y baldosas horizontales es para muchos costarricenses el único sistema de rápida construcción de casas y en algunos casos de aulas escolares. La razón para esto es que este sistema modular de vivienda ha estado en nuestro país desde la década de los 70s. 

El "sistema prefa" fue desarrollado en Costa Rica y rápidamente difundido en todo el territorio nacional.  Actualmente, en el país hay cerca 342.000 viviendas construidas con este sistema. Muchas de las viviendas que forman parte de esta cantidad, corresponden a viviendas de interés social, construidas a través del Bono de vivienda o bien en proyectos desarrollados por el Ministerio de Vivienda. Es por esto por lo que para el "tico" existe también un nivel de prejuicio sobre este tipo de sistema constructivo, ya que al ser una de las alternativas más asequibles para la construcción de viviendas, se considera que esto va en decremento de su calidad y seguridad, lo cual está totalmente equivocado.
Desde el 2013 rige en nuestro país, la primera norma técnica nacional desarrollada en su totalidad en Costa Rica, enfocada en determinar los requisitos mínimos de calidad que deben tener los elementos utilizados en este sistema constructivo. En el 2017 se publicó la segunda edición de la norma,  el documento original fue dividido en dos. Dicha división permitió complementar los documentos con más información técnica desarrollada por el país y mejorar los controles para asegurar la calidad del producto en pro del bienestar de sus ocupantes. Las normas corresponden a la INTE 06-10-02:2017 (Requisitos) y a la INTE 06-10-04:2017 (Métodos de Ensayo). Estas normas establecen los requisitos mínimos de resistencia que deben cumplir los elementos, así como las caracterizas básicas con las que se debe construir. También se definen claramente los métodos de ensayos que se deben utilizar para determinar experimentalmente estas características y determinar así, si el producto cumple para su uso en viviendas.
 En el año 2017,  en el  Lanamme se desarrollaron investigaciones que permitieron la actualización de la norma  para la evaluación de los límites de resistencia mínimos para las baldosas y columnas propuestos en el 2013; así como la evaluación de fibras sintéticas como refuerzo para las baldosas e inclusive la falla de un muro a escala natural construido con este sistema con el fin de estudiar la forma en la que las fuerzas provocadas por los sismos son resistidas por este tipo de sistema de vivienda. Los resultados de estas investigaciones fueron satisfactorios contribuyendo a mejorar el conocimiento que tenemos de este sistema constructivo y permitiendo su mejora continua.
Las investigaciones realizadas a este sistema, así como las experiencias obtenidas durante los sismos ocurridos en el territorio nacional en las últimas décadas, han demostrado el excelente desempeño estructural que este sistema puede alcanzar. La implementación de la normativa técnica en el 2013 ha generado que productores fuera del área metropolitana tomen mayor interés en controlar la calidad de su producto y fabricar bajo estándares de producción más rigurosos. Productores de zonas como Pérez Zeledón, San Carlos, Sarapiquí, San Vito Coto Brus, Liberia, Ciudad Neily, Katira entre otros han iniciado con la evaluación de la calidad de sus productos en mira de mantener los estándares establecidos por la normativa técnica.  De igual forma, se ha iniciado con una modernización paulatina de los procesos de producción de los grandes productores en el valle central y hasta la comercialización del producto en países vecinos como Nicaragua y Panamá. El mejoramiento en la tecnología de este producto se refleja en el tipo de producción que realizan algunas de las empresas, las cuales producen las columnas utilizando sistemas de refuerzo con torones de pretensado, permitiéndoles obtener columnas ligeramente más livianas y con menor sección transversal, optimizando así la producción.  


Según lo expuesto anteriormente, este sistema constructivo prefabricado, contrario a lo que se piensa popularmente, es uno de los más seguros y el único en poseer una normativa específica que vele por mantener un estándar de calidad en su producción en el territorio nacional. Esto lo hace cada vez más competitivo y asequible para el costarricense. Si usted está pensando en desarrollar un proyecto de vivienda puede considerar este sistema como una de sus alternativas, la oferta en el país es amplia y algunas empresas ofrecen modelos de viviendas que usted puede conocer en sus páginas web. Cada vez más, la arquitectura de estas viviendas va modernizando rompiendo los paradigmas de "vivienda de interés social". El sistema se integra con nuevos acabados de construcción generando así un mayor atractivo. Asegúrese que el producto que compre cumpla con los estándares de las normas INTE 06-10-02:2017 e INTE 06-10-04:2017. Costa Rica es un país con alta sismicidad por lo cual es imperativo que todas las viviendas construidas en suelo nacional sin importar el sistema que utilicen aseguren la integridad física de sus ocupantes.  El desarrollo de este producto, así como la creación e implementación de las normas para su verificación de calidad son un ejemplo del espíritu costarricense por estar a la vanguardia y velar por el bien común.

Entradas populares